Soluciones vs Castigos

El programa educativo Disciplina Positiva propone educar sin premios ni castigos. Pero ¿Qué hacer si no para educar? Se oye hablar mucho sobre la aplicación de consecuencias. Pero ¿qué diferencia una consecuencia de un castigo? Disciplina Positiva propone educar centrándonos en  la búsqueda de soluciones.

Para explicar mejor esta idea os presento un ejemplo, una situación inventada.

Carlos y sus compañeros (niños de 6 años) están viendo un vídeo en la pantalla de un ordenador portátil. Todos están entusiasmados y aunque la profesora les ha dicho muchísimas veces que no toquen el ordenador  (“Se ve, pero no se toca” es la norma), Carlos, como siempre,  no puede resistirse y lo toquetea cuando cree que no le ven, hasta que hoy una de las veces se le engancha accidentalmente y el ordenador se cae al suelo. 

¿Qué hacer ahora? Hemos de hacer algo ante lo que ha pasado.

Podemos castigarle, decirle que “es un desobediente”, que ya nunca va a ver más vídeos…..etc. Esto le hará sentirse muy mal, llorará y prometerá no volver a hacerlo… O tal vez esté ya muy “resabiado” y adoptará una actitud impermeable a todas las críticas, castigos y amenazas. Percibirá nuestra violencia verbal como injusta (¡él lo ha hecho sin querer!) y esto seguirá alimentando actitudes negativas que ya empiezan a estar consolidadas en él.

Si no optamos por el castigo podemos aprovechar la situación y pensar en ella como en una valiosa oportunidad para educar.  Es cierto que el ordenador se ha caído, que tal vez esté dañado, que tengamos que llevarlo a reparar, eso es algo que ya no tiene remedio. Pero al menos, aprovechemos la circunstancia para intentar enseñar algo a Carlos. Algo sobre sí mismo, sobre las normas, sobre la importancia del autocontrol.

Acción propuesta: Cuando oímos el ruido del ordenador contra el suelo, nos acercamos a él, tal vez con las manos en la cabeza, pero en lugar de empezar a decir lo primero que se nos ocurre sin pensar, tomamos el tiempo necesario para decidir qué haré. Sin perder la calma, pero sin dejar de expresar la tristeza y la gravedad de lo que ha sucedido, cierro el ordenador y lo tomo en mis manos.

Los niños empezarán a explicar qué ha pasado:

-¡Fue Carlitos, él lo cogió y luego se le cayó…! (Yo ya lo sé porque lo he visto…no hay duda de que ha sido él. Carlos sabe que yo le he visto).

Escuchamos a los niños, con expresión de pesar por lo que ha pasado, sin entrar en buscar  culpables… No nos mostramos enfadados, sino apenados y preocupados por cómo vamos a solucionar los posibles daños.

Después de un rato, con mucha tranquilidad y delicadeza nos dirigimos a Carlos.

_¿Qué ha pasado, Carlitos?

Recibiremos la respuesta que él nos quiera dar, sin más repreguntas, ni investigaciones….

Después decimos a todos que el ordenador tiene que ser revisado y que no podremos usarlo hasta que el informático lo vea.

Si tarde o temprano Carlos nos dice que no lo ha hecho queriendo le diremos a toda la clase que ha sido un accidente. Y en este momento vamos a explicar el porqué de las normas, el porqué los mayores dan instrucciones a los niños y estos tienen que cumplirlas:  porque cuando somos pequeños aún no hemos aprendido qué es lo que puede pasar (sin querer) si se toca un ordenador.

Ahora, hoy ya lo han comprobado desde la experiencia, ahora saben que nunca se debe tocar un ordenador porque se puede caer y se puede romper. Y sobre todo han aprendido una cosa mucho más importante: hay que confiar en que los mayores nos dicen, porque ellos ya han aprendido qué cosas hay que evitar y qué cosas está muy bien hacer. Cuando ellos sean mayores les enseñarán a los niños también. Ellos ya son mayores y pueden enseñar a los niños pequeños muchas cosas.

De esta manera, hemos introducido la vida real en el aula, hemos utilizado la experiencia para aprender de ella. Para aprender las cosas importantes:  como que cada uno de nosotros somos responsables de las consecuencias de nuestros actos.  La responsabilidad sobre las consecuencias de nuestros actos en la búsqueda de soluciones para reparar nuestro error.

Podemos plantearle al niño:

Carlitos, ha pasado esto sin que tú quieras, pero ¿Cómo podrías encontrar una solución?

A ver qué ideas se le ocurren:

Tal vez tenga algo de dinero en la hucha, tal vez pueda pedir colaboración a los demás niños, tal vez….Lo importante evidentemente no es si aporta un euro a la causa o si sumando entre todos llegan a aportar dos euros para reparar el ordenador. Lo importante es que se está trabajando la responsabilidad y la búsqueda de soluciones.

Conclusión:

Educar al niño es enseñarle que lo que hacemos tiene consecuencias y que somos responsables y debemos arreglar en todo lo que esté en nuestra mano las consecuencias negativas de nuestros actos. Enfocarnos en soluciones, en reparación del error, pasa por estudiar las consecuencias y por asumir responsabilidad.

Los padres pueden pensar que es más cruel dejarle a un niño que contribuya con sus ahorros a reparar un daño causado que castigarle o reñirle y criticarle. Pero ¿cómo aprende más Carlitos? Cuando se rompen las cosas hay que repararlas o comprar una nueva, y esto cuesta dinero, o esfuerzo. Si los mayores asumimos estas consecuencias naturales, privamos a los niños de la oportunidad de experimentar las consecuencias de sus actos y de la oportunidad de aprender de ellas.

La mayoría de las veces es necesario que evitemos que los niños experimenten las consecuencias (naturales o lógicas*) de sus actos, y hemos de protegerles de ellas, pero en otra ocasiones podemos dejarles experimentarlas y aprender de ello.

*Consecuencias naturales son las que surgen sin que intervenga el adulto (ej. si hace frío y el niño no ha querido llevarse la chaqueta, pasará frío), mientras que una consecuencia lógica implica cierto grado de intervención del educador (ej. si tiras el vaso de leche, mamá te indica que tienes que limpiar lo que has manchado).

Pilar Andújar Rodríguez, licenciada en Psicología y miembro de la Asociación  Disciplina Positiva España y de la Asociación Española de Psicología Adleriana. pianro@hotmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s